Cómo Limpiar Y Mantener Tu Clarinete En 12 Sencillos Pasos

93

La limpieza de un instrumento es una factor muy importante, tanto por razones sanitarias como por razones sonoras, porque para los que no sabían limpiar los instrumentos de manera correcta ayuda al correcto funcionamiento de estos, por eso te presentamos el siguiente articulo en donde te explicamos de forma detallada y paso a paso cómo limpiar y mantener en óptimas condiciones tu clarinete en 12 sencillos pasos

Como clarinetista responsable, probablemente ya sepas lo importante que es aprender a limpiar el clarinete. Cuando hayas terminado de tocar el clarinete y estés listo para guardarlo en su estuche, hay algunos pasos que debe seguir para asegurarse de que esté limpio y listo para guardarlo.

Aprender a limpiar un clarinete correctamente no sólo lo mantiene alejado de la acumulación de saliva, sino que también se asegura de que esté libre de aceite y suciedad de los dedos. Ya sea que esté guardando su clarinete por unos días o unos meses, aquí hay algunos consejos para cuidar y mantener adecuadamente su clarinete.

En general, si estás interesado en saber cómo limpiar el clarinete, asegúrate de seguir las reglas de oro para la limpieza de tu instrumento:

  1. Retire las lengüetas
  2. Aprenda a ensamblar (y desensamblar) correctamente
  3. Limpie su ligadura y teclado
  4. Usar hisopos de arrastre
  5. Retire las lengüetas

10 pasos a seguir para limpiar tu clarinete de forma correcta

Como ya sabrás para sacar el máximo provecho de tu clarinete, es muy importante desarrollar un régimen adecuado de mantenimiento y limpieza. Desmontando regularmente tu clarinete y limpiando cada pieza con hisopos, aceite y un poco de agua, siguiendo estos sencillos pasos tu instrumento durará muchos años más y sonará sencillamente hermoso.

1. Retirar las lengüetas correctamente

El primer paso para saber cómo limpiar el clarinete es quitar las lengüetas de tu clarinete después de cada uso. Si no lo está, básicamente está pidiendo un problema de moho. Una parte importante del mantenimiento del clarinete es quitar las lengüetas después de cada uso y guardarlas en un porta lengüetas para que se sequen.

las lengüetas
Antes de guardarlo, asegúrese de limpiar cuidadosamente el exceso de humedad. Las lengüetas son muy delicadas y fáciles de romper, por lo que deberían ser lo último que se pone en el instrumento durante el montaje y lo primero que se quita cuando se desmonta el instrumento cuando se termina de tocar. Hagas lo que
hagas, no dejes la lengüeta en la boquilla. Si lo hace, no podrá secarse muy bien y puede deformarse o desarrollar moho.

2. Aprende a ensamblarlo de manera correcta

¿Sabías que la causa más frecuente de daños a un clarinete se debe a un montaje y desmontaje inadecuado? Si no sabes cómo hacer ninguna de las dos cosas al revés y al derecho, deberías pasar un buen rato con tu profesor de clarinete o con un técnico de reparaciones aprendiendo esto. Ellos te enseñarán cómo montar y desmontar tu instrumento.

Las teclas de un clarinete están hechas de metal blando y se pueden doblar muy fácilmente. Desafortunadamente, muchos clarinetistas ni siquiera se dan cuenta de que están doblando las llaves durante el mantenimiento rutinario del clarinete.

Montar y desmontar correctamente un clarinete puede ser un proceso complicado, particularmente para aquellos que son nuevos en el instrumento, así que no se sientan avergonzados de pedir ayuda. ¡Después de todo, mostrarte los pormenores del clarinete es para lo que tu profesor está ahí!

3. Limpia la ligadura y el teclado de tu clarinete

La mayoría de la gente asume erróneamente que el pulido de un instrumento se realiza con fines puramente estéticos. Mientras que un buen pulido mejora el aspecto general de un instrumento, en realidad sirve para un propósito mucho más profundo.

Al utilizar un paño de pulido para limpiar las huellas dactilares de la ligadura y las llaves de su clarinete, está eliminando la suciedad y el aceite que se transfiere al instrumento desde las puntas de los dedos. Cuando se deja encendido por mucho tiempo, el aceite puede causar decoloración.

Al pulir, no utilice abrillantador para metales ni ningún otro tipo de sustancia en su instrumento, con la excepción del aceite para llaves o la grasa para corchos. El aceite para llaves hace que las llaves se muevan más fácilmente, mientras que el pliegue del corcho tiene un doble propósito. Facilita un poco el montaje y evita que los tapones se sequen.

4. Usa hisopos de extracción

Los hisopos de extracción son justamente eso: hisopos que tu realmente pasas a través de tu instrumento para eliminar la humedad. Si tienes la opción de dejar que tu instrumento se seque al aire libre durante la noche, esa es la situación ideal. Si no lo haces, coge un paquete de hisopos y ponte a trabajar. Los hisopos extraíbles son relativamente fáciles de usar, y muchos vienen con un conjunto de instrucciones.

Para usar hisopos, simplemente deje caer el peso al final del hisopo a través del instrumento hasta que pase por el otro lado del clarinete. Una vez que lo haga, pase el hisopo a través del instrumento unas cuantas veces hasta que parezca que ha absorbido la mayor parte de la humedad.

Sólo asegúrate de tirar suavemente, ya que hay dos tubos metálicos dentro de tu clarinete en los que se puede atascar el hisopo.

5. Ten mucho cuidado con las teclas

Ten mucho cuidado de no doblar las teclas mientras desmonta el clarinete. Coloca cada pieza en un lugar seguro donde no se dañen.

Retira la caña después de tocar y guárdala en un soporte de caña para que se seque. Pon el resto del clarinete en un lugar seguro que no sea ni demasiado caliente ni demasiado frío. No lo pongas en su extremo a menos que tengas un soporte para clarinete (mantiene el clarinete en posición vertical y generalmente se puede plegar y guardar en la campana).

6. Pule tu instrumento de manera constante

El pulido con un paño de microfibra evitará que los ácidos y aceites dañen el instrumento.  Vuelve a colocar con cuidado el paño en su estuche. No utilice ningún tipo de abrillantador para metales ni ninguna otra sustancia en su instrumento, excepto aceite para llaves y grasa de corcho. Preste mucha atención a los agujeros de tono que cubren sus dedos, ya que a menudo recogen la suciedad y la mugre de sus dedos.

7. Brinda un cuidado especial a la boquilla

Limpia tu boquilla con un cepillo pequeño. Una boquilla sucia puede volverse insalubre y afectar negativamente su salud si se ignora durante demasiado tiempo. Una boquilla sucia también podría encogerse, afectando negativamente el tono del instrumento. Usando su cepillo y agua tibia, quite suavemente la acumulación de la boquilla, secándola con su paño de microfibra.

Recuerda limpiar cada parte del clarinete con un hisopo. Para eliminar la humedad del interior de su clarinete, use su hisopo y deje caer el peso de la tela y el hilo a través del clarinete desde la campana hasta la boquilla y tire de él. Si la tela se atasca más fuerte, no se preocupe, no arruinará su clarinete. Puede que tenga que hacer esto varias veces.

Desmonta las piezas y seca las espigas (estos son los lugares donde las uniones del cuerno encajan). Luego, deja que el hisopo se seque antes de ponerlo en el estuche, de lo contrario tus llaves se descolorarán.

8. Coloca el clarinete de nuevo en su estuche después de cada toque

Después de la limpieza, devuelve siempre el clarinete a su estuche para protegerlo de posibles daños. Evita guardar en el maletín cualquier otra cosa que no sea tu clarinete, ya que los papeles y lápices pueden dañar la madera una vez que el maletín esté cerrado. Una vez que tu clarinete esté seguro en casa, mantenga la tapa de la caja abierta durante una hora para permitir que el clarinete se seque naturalmente.

Si tu estuche no es lo suficientemente grande para guardar todos sus artículos de limpieza, podría comprar una caja de lápices para guardar cañas, bastoncillos y otros artículos de primera necesidad.

9. Conoce las piezas de tu clarinete

Hay siete piezas diferentes de un clarinete, cada una con su propio impacto vital en el sonido del instrumento y el montaje de estas piezas es esencial para un mantenimiento adecuado. Entender cómo ensamblar correctamente su clarinete asegurará que el instrumento no se dañe mientras lo toca. Siga estos pasos mientras trata cada pieza del clarinete con cuidado, trabajando desde la parte inferior del clarinete hasta la parte superior.

  • Gira la campana hacia la articulación inferior.
  • Gira la articulación superior sobre la inferior.
  • Alinea la pieza del puente.
  • Gira el cañón.
  • Gira la boquilla.
  • Poner con cuidado la lengüeta y asegurarla con la ligadura.

10. Engrasa los tapones de las espigas

Engrase los tapones frotándolos con los dedos. No es necesario hacer esto cada vez que monte su clarinete, ya que demasiada grasa de corcho debilitará los corchos y los hará más propensos a agrietarse y romperse. Engrasar los tapones de las espigas si el instrumento es difícil de montar para que las uniones encajen sin problemas. Es posible que necesite engrasarlas con más frecuencia en los meses secos del invierno.

También es importante remojar la caña en una taza de agua antes de jugar. La lengüeta es la que tiene mayor impacto en el tono del clarinete y es esencial para el sonido del mismo. Tenga especial cuidado al manipular la caña, ya que es muy frágil. Remojar la caña durante dos o tres minutos antes de cada sesión

Otra manera de empapar la caña es colocando la caña en la boca durante unos minutos, utilizando la saliva para humedecer la caña antes de jugar.

11. Reemplace la lengüeta periódicamente

Compra más de una lengüeta y siempre tendrás respaldo. Usted sabrá si una caña necesita ser reemplazada si su clarinete suena desafinado. Reemplace la lengüeta si está agrietada o dañada. Cuando tu caña se ha vuelto verde esto es también una señal de que debes reemplazarla. Antes de reemplazar la caña, remoje la caña nueva durante dos o tres minutos.

Engrasa el orificio del clarinete cada 12-18 meses, compra aceite de una tienda de música para asegurarse de que es el tipo de aceite adecuado para su clarinete. Aplica una pequeña cantidad de aceite a un paño de algodón y tire de él a través del clarinete mientras está montado. Deja reposar el clarinete durante 15 minutos y luego elimina el exceso de aceite que no haya sido absorbido por la madera.

Esto asegura que el clarinete mantendrá su humedad natural, especialmente si viaja a zonas con diferentes humedades.

12. Ten cuidado al transportar el clarinete en su estuche

Aunque un estuche para clarinete tiene la intención de proteger su clarinete, debes ser cauteloso al transportar el instrumento. Evita golpear la caja contra las paredes o dejarla caer. Como la mayoría de los clarinetes están hechos de madera, incluso un pequeño error al transportar el clarinete puede causar serios daños al instrumento.

Cuando conduzcas, asegúrate de que el maletín esté en un lugar seguro y protegido y de que no se deslice durante giros bruscos.

Conclusión

Cualquier instrumento que no se limpie con regularidad es probable que se vuelva insalubre rápidamente. Las partículas de alimentos, el azúcar y los gérmenes no sólo crean un caldo de cultivo para las bacterias, sino que también cambian las características tonales del instrumento.

El clarinete es especialmente propenso a que esto suceda. Su tamaño pequeño, ajuste apretado en el estuche, y pequeños orificios de ventilación (agujeros de tono) atrapan la humedad que queda en el instrumento cuando se toca.

Afortunadamente, es fácil hacer una limpieza preventiva de su clarinete que puede prevenir la acumulación que afectaría al instrumento. Por eso en este blog podrás disfrutar de una serie de tips y consejos para conseguir que la limpieza de tu clarinete sea totalmente perfecta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here